Imágenes de tejados

La casa por el tejado.

El tejado es el lugar en el que me gustaba jugar cuando era niño. Es un lugar físico, sí, existe. Corona la 3º planta de un edificio en la calle Puerta de Jaén de Torredonjimeno. Aunque no quede bien decirlo, solía pasar allí las horas sin que lo supieran mis padres. Caminaba entre sus tejas al filo de la tarde, aprehendiendo el mundo.

Allí empecé a tejer historias.

Aunque ha pasado mucho tiempo (adolescencia, universidad, viajes, el amor…), siempre he mantenido ese tierno afán por soñar despierto. Desde entonces no he sabido ni querido hacer otra cosa. De ahí el nombre del proyecto. Es el lugar donde me gustaría seguir soñando, ahora que ya no soy ningún niño.

El tejado nace de la íntima necesidad de contar historias por mí mismo. Durante años, gracias a profesores y amigos, he aprendido infinidad de cosas que hoy me gustaría poder devolver. Y aportar también mi visión personal, un enfoque original y creativo, profesional. A través del Lenguaje Audiovisual, poder construir historias que merezcan la pena ser contadas, da igual si son bodas o vídeos corporativos, animación, documentales, publicidad… lo esencial consiste en dignificar el vídeo como un arma poderosísima para inspirar y llegar a las personas.

Agradecimientos

“Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes”. Esta frase de Isaac Newton resume mi experiencia. No somos nadie sin los demás y mucho menos, en un trabajo como éste en el que es fundamental el trabajo en equipo. Me gustaría por ello nombrar y agradecer públicamente a algunas de las personas que han hecho El tejado posible:

David Ureña, diseñador gráfico tanto de la imagen corporativa como del sitio web. Paciente, comprensivo, elegante y creativo. Gracias a él, El tejado se proyecta al mundo y no de cualquier manera, con una imagen sofisticada y digna de una gran empresa. Su trabajo es impecable. Si queréis ver algunos más podéis encontrarlo en www.dumindesign.com. ¡Os encantará!

Juan García, fotógrafo y artífice no solo de todo el material fotográfico que incluye la web, sino también de algunas de sus historias. Maestro y amigo. Poeta de la luz y del espacio. Trabajar a su lado es disfrutar y aprender cada día. En su web www.juangarciarisquez.com alucinaréis con su manera única de mirar.

Rosa y Alfonso, o lo que es lo mismo, Regenera Estudio. Cada uno proveniente de un mundo distinto, forman un tándem perfecto. Expertos en diseño, son capaces de materializar cualquier sueño. El packaging de El tejado es uno de ellos. No saben conformarse con lo que hay y buscan las mejores soluciones para crear pequeñas obras de arte. En www.regenera.studio exponen trabajos de todo tipo que os dejarán con la boca abierta.

Protagonistas de las historias. Quizás la parte más fundamental de todo, ya que sin ellos, nada de esto existiría. Parecerá una tontería pero cuando alguien se pone delante de una cámara, en cierto modo se desnuda. Desnudar el alma es uno de los actos más valientes que puede hacer una persona.  Quiero dar las gracias profundamente a todas las personas que han participado y que nos han dado su consentimiento para publicarlo en la web. Gracias de corazón.

A Eduardo Martos, mi suegro. Por estar siempre ahí para lo que pueda necesitar, ya sea para hacer una mudanza, coger un taladro o lo que se necesite. Se merece más que nadie tener un lugar destacado en El tejado porque siempre está disponible de forma desinteresada. Fenómeno.

Mi familia. Por último pero no menos importante, me gustaría dar las gracias a mi familia. A mi mujer, Inma, a mis padres, a mis hermanas y a todos mis amigos, que son parte también de mi familia, por aguantarme todo este tiempo, por enseñarme lo poco o lo mucho bueno que pueda tener. Gracias por todas las horas que os quito de pasar tiempo con vosotros, gracias por vuestros consejos, por vuestro apoyo incondicional.

Y en definitiva gracias a todos. A todos aquellos que hayáis dedicado una pizca de tiempo a mis locuras, a los que me habéis inspirado sin ni siquiera saberlo, a los que me habéis obligado a superarme.

Espero que entendáis esto no como un escaparate de un producto terminado sino como el punto de partida de una arriesgada pero preciosa aventura, de la que espero haceros cómplices. ¡Nos vemos en El tejado!

¿En que estás pensando?